¿Qué son las creencias limitantes? Mi ejemplo más reciente

Ejemplos de creencias limitantes

Hoy te quiero hablar de las creencias limitantes. Empezaré explicándote en qué consisten y cómo nos afectan en nuestro día a día.

Para acabar, te contaré mi experiencia más reciente con estos pensamientos limitantes… y tan reciente, como que he luchado contra ellos mientras preparaba este artículo.

¿Qué son las creencias limitantes?

Las creencias limitantes son ideas, opiniones o pensamientos negativos que consideramos como ciertos, sin que necesariamente lo sean, y que condicionan nuestra vida.

Se trata de estas creencias que todos tenemos, que aparecen de vez en cuando, normalmente cuando menos nos lo esperamos y menos lo necesitamos, y nos bloquean.

“No sé hablar en público”, “soy incapaz de aprender a conducir”, “mis compañeros son mucho más inteligentes que yo”, “no se me da bien escribir” … de ésta última te hablaré en detalle más adelante 😊.

Poco importa que no se ajusten a la realidad, para nuestra mente son ciertas y, por lo tanto, son reales para nosotros.

Además, se refuerzan con el tiempo…

Creencias limitantes

Nuestro comportamiento se ve totalmente influenciado por estas ideas. Son muy dañinas, ya que nos impiden crecer y desarrollarnos, evitan que nos enfrentarnos a nuevos retos y dificultan nuestra toma de decisiones.

 

Origen de las creencias o pensamientos limitantes

Nuestras creencias proceden del entorno en el que hemos vivido, la experiencia y/o las opiniones de los demás.

Puede ser debido a algo que hayamos intentado hacer alguna vez y, como no nos salió bien, ya decimos que es imposible. Quizás alguien cercano (un familiar, un profesor, un compañero) nos dijo que no valíamos, que no podíamos lograrlo, etc.

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”, Henry Ford.

Esta idea se queda grabada en nuestro subconsciente y, ante una situación similar, surge de manera automática. Y nosotros la aceptamos sin cuestionarla, como una verdad absoluta. Quizás hemos cambiado mucho desde aquella situación inicial y tenemos nuevas habilidades, pero nuestra mente se bloquea y nos impide actuar.

Muchas creencias limitantes tienen su origen en la infancia, de ahí la importancia de generar en los más pequeños ideas potenciadoras, que son ideas en positivo que nos impulsan a avanzar y superar dificultades.

 

Ejemplos de creencias limitantes

Hay cientos de creencias. A continuación, voy a darte algunos ejemplos de las creencias limitantes más frecuentes. Seguro que muchos te suenan.

No merezco… ser amado, tener éxito, la atención de los demás, que respeten mis decisiones…

No puedo… aprobar esa oposición, hablar en público, confiar en nadie, trabajar de lo que me gusta, aprender inglés…

No tengo derecho a… ser feliz, expresar mis opiniones o los demás se enfadarán, descansar, quejarme, cometer errores…

No valgo… para estudiar, para cocinar, para la informática, para enseñar, como madre…

Es imposible… ser autónomo y vivir tranquilo, ser rico y buena persona a la vez, que la empresa no se aproveche de mí, que encuentre una pareja que me trate bien…

Soy incapaz de… llevarme bien con esa persona, comer sano, ir al gimnasio, callarme, cambiar de opinión…

Es difícil… encontrar gente afín a mí, aprender a conducir, ser feliz, perdonar…

No es correcto/No está bien… decir palabrotas, cometer errores, pensar primero en uno mismo, decir que no…

En el siguiente vídeo, Jorge Bucay ilustra de manera muy clara lo que es una creencia limitante y cómo nos afecta.

 

¡Cambia tus creencias para cambiar tu destino!

 

Mi experiencia personal

Y ahora, te quiero contar que una de las creencias limitantes que he tenido recientemente es la de no saber escribir.

La consecuencia de esta creencia era que cada vez que me ponía a escribir, me tensaba, y lo que me comentaba internamente, aunque no lo escuchaba, debía de será algo así como “que mal escribes”, “lo estás haciendo fatal”, “así no se hace”, “lo que escribes no tiene ni pies ni cabeza”, “pierdes el hilo constantemente”, “no vas a ser capaz de escribir en español de manera correcta”…

Bueno, como comprenderás, al poco rato de estar escribiendo, me cambiaba el humor y como alguien viniera a preguntar qué tal estaba o qué tal iba con el artículo… te puedes imaginar que el tono de voz con el que contestaba no era el más amistoso 🤬.

Se dice que las creencias se forman entre los 0 y 7 años y es probable que esta creencia me viniera de muy pequeña.

El recuerdo que tengo de todos mis años de colegio, instituto y universidad es que tenía malas notas en Historia, donde hacíamos presentaciones, y en Lengua, donde eran frecuentes las redacciones. En Filosofía, ¡ni te cuento lo mal que lo pasaba cuando tocaba hacer las disertaciones!

Bueno, tal vez por esa razón estudié ciencias, y podría decir gracias a eso, porque me encantó lo que estudié.

Bloqueo por creencias limitantes

Gracias también a mi curiosidad por el desarrollo humano y el bienestar, me doy cuenta de lo que quiero mejorar en mi vida. ¡Y este punto es muy importante porque quiero comunicarme contigo en este blog!

Desde que empecé a estudiar y leer sobre PNL (Programación Neurolingüística), Inteligencia Emocional y Psicología, he rellenado unas cuantas libretas con frases, dibujos, citas, reflexiones.

Entonces, lo de no saber escribir, ¿es verdad?

Técnicamente, la primera respuesta es soy capaz de coger un bolígrafo con la mano y un papel y dejar líneas sobre él. Además, soy capaz de dibujar letras y juntarlas para hacer palabras. Por lo tanto, sé escribir.

Segundo, sé hacer frases y, además, voy a recordarle a mi cerebro que ¡sé hacerlas en varios idiomas!

Una vez que me dije estas cosas, decidí tomar las riendas y aplicar en mí misma una de las técnicas recomendadas para superar este bloqueo.

 

¿Cómo conseguí cambiar una creencia limitante?

Una de las cosas más útil que aprendí en las diferentes formaciones de estos últimos años es que dos creencias contradictorias no pueden convivir.

Los pasos que yo he seguido para intentar cambiar esta creencia de no saber escribir son los siguientes:

1.- Identifiqué la creencia que me limitaba, fui consciente de ella. Fui lo más concreta posible.

2.- Busqué un lugar tranquilo durante unos minutos.

3.- Me relajé, cerré los ojos y pensé en un lugar agradable.

4.- Imaginé que había una pizarra, me acerqué a ella y escribí mi creencia limitante.

5.- Después, la borré y pensé en la nueva creencia potenciadora (contradictoria) que deseaba integrar a partir de ese momento.

6.- La escribí en la pizarra y la dije en voz alta dos veces.

7.- Abrí los ojos y escribí en mi libreta:

“Hoy puedo decir que disfruto escribiendo (acabo de hacerlo escribiendo las líneas anteriores), lo hago bien (las frases se entienden, ¿no? 😊) y las personas que lo leen lo disfrutan” (aquí arriesgo un poco y espero que dejes tu comentario al respecto 😊).

8.- Y durante todo este mes, la recordaré a diario al levantarme hasta que la tenga bien interiorizada.

 

Espero que este artículo te haya entretenido, te haya permitido saber más acerca de las creencias limitantes y, quizás, te haya inspirado para identificar alguna de las tuyas e intentar reemplazarla.

Me encantaría recibir tus comentarios y que compartieras tu opinión.

Si te ha gustado este artículo, compártelo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email
Share on linkedin

Sobre la autora

Céline Girardon

Céline Girardon

Ingeniera Mecánica con más de 15 años de experiencia.
Posgrado en Coaching, PNL y Liderazgo de Equipos y Practitionner Coach en PNL.
Guía de Baños de Bosque certificada. En 2019 participé en el Forest Therapy Institute (FTI) como Coordinadora de Operaciones y Formadora Apprentice en España y Chile. Actualemente desarrollo labores de Orientadora.

Otros artículos interesantes

8 comentarios en «¿Qué son las creencias limitantes? Mi ejemplo más reciente»

  1. Pues si, efectivamente Celine, creo que escribes muy bien. Me gusta mucho leer tus artículos de la web, así que es curioso como nos puede limitar algo que incluso hacemos bien. Muchas gracias por compartir estas técnicas que espero utilizar. Un abrazo, Noemí

    Responder
    • Muchas gracias Noemí. Palabras de aliento y ánimo como éstas ayudan a superar todas las creencias limitantes!!… y siempre son bienvenidas
      Un abrazo fuerte!

      Responder
  2. Celine,
    toda mi gratitud por la sensillez y la ayuda de tus palabras , estoy en el camino de cambiar mis creencias limitantes al contar tu historia incestivas a que se puede cambiar y creer en que tenemos el poder de lograr todas esas metas pendientes.
    un beso y un abrazo de alma a alma.

    Responder
    • Hola Isabel,
      Me alegra saber que mis palabras y la experiencia que he contado son de ayuda para ti.
      El camino no siempre es fácil, pero con constancia y voluntad es posible cambiar esas creencias limitantes que nos bloquean.
      Mucho ánimo en tu camino.
      Un abrazo

      Responder
    • Hola, Magdalena.
      Me alegró muchísimo de haberte ayudado con este artículo; ese es mi objetivo.
      Te agradezco que hayas dejado tu comentario y, sobre todo, las bellas palabras que me has dirigido.
      Un fuerte abrazo.
      Céline

      Responder
  3. Muchas gracias por el aprendizaje.
    Estoy en el proceso de crecimiento, y fuiste parte.
    Ahora entiendo mas, y me resultará mas fácil detectar para potenciar.
    Saludos, marce

    Responder
    • Nunca dejamos de aprender… y eso es muy hermoso.
      Muchas gracias por tus palabras.
      Te deseo lo mejor.
      Un abrazo,
      Céline

      Responder

Deja un comentario

Comparte este post

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn

Recibe gratis mis
5 Consejos para Conectar con la Naturaleza

Recíbelo gratis

5 Consejos para Conectar con la Naturaleza

5 consejos para conectar ebook